Primer Mes De Dureza

La mejor presentación de voces

Así, la risa es posible solamente entonces, cuando las faltas, que son ridiculizadas no aceptan el carácter de los defectos y no llaman la repugnancia. Todo el asunto aquí, por consiguiente, en el grado. Puede encontrarse, por ejemplo que las faltas son tanto insignificantes que nos llaman no la risa, y la sonrisa. Tal falta puede encontrarse propia a la persona, que queremos mucho y apreciamos, por que sentimos la simpatía. En el fondo general de la apreciación positiva y la aprobación la pequeña falta no sólo no llama la condenación, pero puede todavía reforzar nuestro sentimiento del amor y la simpatía. A tales personas perdonamos con mucho gusto sus faltas. Es tal la base psicológica de la buena risa.

Es psicológico una mala risa es próximo a la risa cínico. Aquel, y otro los tipos de la risa son engendrados por los sentimientos malos y malos. Pero la esencia de ellos es profundamente distinta. Una mala risa es vinculada a las faltas imaginarias de las personas, la risa cínica es llamada por la alegría ajeno a la desgracia.

Pueden decir que es puntual así como algo ridículo llama en la persona la risa, y por eso a la cadenita recientemente examinada de las conformidades es posible añadir todavía un eslabón, sin haber violado además el principio general de la articulación. No es posible, pues la infracción es aquí y, aunque el asunto va sobre la risa, la infracción muy serio. La risa – único de todas las respuestas emocionales, que contradice en muchos aspectos su objeto que ha engendrado. Y esto significa que la risa que expresa al sentimiento indudablemente agradable, alegre, resulta durante el examen fijo por la respuesta al acontecimiento, en que el ojo humano o la oreja han captado, además de todo esto, algo digno las condenaciones y las negaciones.

Esta disconformidad paradójica entre un carácter positivo que salta a los ojos de la risa y el mal que contiene en la cosa, que ha llamado la sonrisa, servía y sirve por tiempo este al obstáculo básico de la aclaración de la esencia de la risa.

Que la risa levanta las fuerzas de la vida y la viabilidad, es notado ya hace muchísimo. En la aurora de la cultura humana la risa entraba como el momento obligatorio en la composición de algunos ritos, es conocida de aquí la risa así llamada ritual.

Hoy, tomando en consideración todas las variantes básicas teoréticas se puede atreverse afirmar: en escrito hasta ahora sobre la risa con la inexorabilidad repeten, varían dos ideas, que pueden ser sacudidas poco probable en el futuro visible histórico:

Pero trataremos de mirar con todo por las barreras de las definiciones y las clasificaciones para dejar el contorno general del fenómeno de la risa y con atención mirar atentamente el ser del sentimiento que permite en la risa, en que todo es evidente todo - el misterio.

No tener prisa sin embargo, ya que la risa a la risa la discordia. El problema de la risa no en lo que la persona se ríe, y en lo que a veces a ello es es ridículo y por eso él se ríe. Y la vez mucho más difícil así, todo resulta.

Sobre la risa como a la emoción por los milenios de la historia humana le es escrito ya tanto que es difícil decir algo nuevo. ¡Sin embargo la novedad que consiste – solamente! – en otra disposición del material viejo da ya mucha utilidad.

En tiempos pasados a la risa se inscribía la capacidad no sólo subir las fuerzas de la vida, sino también despertarlos. A la risa se inscribía la capacidad de llamar la vida en el sentido más literal de esta palabra. Esto tocaba las vidas de la persona, así como la vida de la naturaleza vegetal.

Otro asunto la risa. Él hasta al vistazo resulta sensiblemente más difícil y más ricamente lágrimas ya por lo menos porque une en él en seguida dos en muchos aspectos el mundo que confrontan: el elemento de la alegría sensual-color carne, del entusiasmo y el elemento de la reflexión paradójica cómica, que esencia – la resistencia alegre al mal. Agilizando el asunto, se puede decir que la risa – dos, y el llanto – uno. Exteriormente la risa y el llanto se ven realmente como los contrastes, pues es más expresivo presentan el elemento de la alegría y el sufrimiento, y por eso su fijación en calidad de los polos de la sensitividad humana es completamente justificada. Pero excepto exterior existe también interior. Y aquí aquí, en el nivel invisible, las relaciones recíprocas de la risa y el llanto se cambian más de forma decisiva.